Criptorquidia (Testículos Retenidos) en Perros y Gatos.

La criptorquidia es una condición de nacimiento genética y hereditaria común de perros y gatos machos. A la edad de 8 semanas los cachorros y gatitos saludables con una anatomía normal tienen dos testículos dentro del escroto. Si solo hay uno o ningún testículo palpable dentro del escroto, hay dos posibles explicaciones: que la mascota ya ha sido castrada o que que la mascota tiene criptorquidia. Criptorquidia es el término médico para cuando uno o ambos testículos no han descendido al escroto. Casi todas las mascotas tienen dos testículos al nacer, pero las mascotas con criptorquidia tendrán los testículos en la ubicación anatómica «incorrecta». ¡Los padres de mascotas a menudo se sorprenden durante su primera visita al veterinario de cachorros o gatitos al saber que su mascota tiene un testículo no descendido o retenido!

 

Cuando los cachorros y los gatitos se están formando durante el embarazo, sus testículos se crean dentro de su abdomen y descienden lentamente a través de sus anillos inguinales que están cerca de la parte interna de sus muslos hacia el escroto. Uno o ambos testículos pueden quedar atrapados dentro del abdomen (criptorquidia abdominal) o debajo de la piel entre el muslo y el abdomen (criptorquidia inguinal). Tener testículos no descendidos se transmite genéticamente a sus descendientes.

 

Las mascotas con criptorquidia tienen riesgos y consecuencias:

 

  • Los testículos retenidos tienen una temperatura corporal diferente a la de los testículos normales y es más probable que tengan cáncer testicular y torsión testicular.
  • Las mascotas con ambos testículos en el abdomen suelen ser estériles y no pueden reproducirse.
  • Es probable que las mascotas con criptorquidia que se reproducen tengan descendencia con criptorquidia. 

 

Se recomienda la castración para todas las mascotas criptorquidias en las que se remueven quirúrgicamente ambos testículos. La complejidad y el costo de una castración es mayor en comparación con las castraciones saludables de rutina. Los criadores de mascotas deben informar a los compradores que las mascotas son criptorquidias antes de venderlas para ayudar con el costo de una esterilización más costosa y evitar reproducir este problema.

 

Una idea errónea común es que algunas mascotas nacieron sin uno o ambos testículos. Esto es extremadamente raro y muy poco probable. Hay formas en que su veterinario puede determinar si su mascota ya ha sido castrada. Los análisis de orina pueden mostrar los espermatozoides, los análisis de sangre pueden medir los niveles hormonales y las pruebas de ultrasonido especializadas pueden incluso encontrar los testículos en el abdomen. Estas pruebas tienden a ser costosas, por lo que se supone que la mayoría de las mascotas están intactas (no castradas) según su comportamiento e historial de salud y se las lleva a una cirugía exploratoria donde el testículo abdominal generalmente se encuentra fácilmente. Pregúntale a tu veterinario cuándo sería el mejor momento para castrar a tu mascota. No hay límite de edad en cuanto a cuándo las mascotas pueden ser castradas y generalmente se recomienda castrarlas cuando son jóvenes y saludables.

¿Te sirvió esta información? ¡Compártela a quien creas que le puede servir!

Artículos relacionados