Sarpullido Rojo

Una pequeña marca roja en la piel que tu perro o gato sigue lamiendo y aparece de repente es probablemente una condición de la piel llamada dermatitis húmeda o hot spot. La dermatitis húmeda es una condición común que ocurre principalmente durante el verano o en climas cálidos. Es un área localizada de piel inflamada que está infectada. A menudo comienza muy pequeño y sigue creciendo, haciendo que se caiga el pelaje.

Causas más comunes de dermatitis húmeda:

  • Pulgas
  • Alergias
  • Infección de la piel con bacterias u hongos
  • Traumatismo por contacto irritante
  • Nudos en el pelaje
  • Exceso de humedad en la piel

Estas causas harán que el perro se pique y se rasque, lo que infecta la piel con bacterias, y la piel infectada se vuelve aún más irritante y causa un ciclo de infección-picazón. Hay muchas maneras de tratar la dermatitis húmeda, y si su perro tiene este problema recurrente, su veterinario puede abordar la causa para prevenir problemas futuros. A menudo, la causa principal es un problema crónico, como las alergias, que no se puede curar pero se puede controlar con cambios en el hogar o con medicamentos. Contacta a tu veterinario si tu mascota tiene dermatitis para que pueda recetar el tratamiento adecuado.

Tratamientos:

  • Recortar el pelaje alrededor de la lesión para facilitar la aplicación de medicamentos tópicos y evaluar el progreso.
  • Bañar y limpiar con champús o toallitas medicinales. Estos productos a menudo contienen productos antisépticos. 
  • Soluciones o cremas tópicas que contienen medicamentos contra la picazón, como esteroides y antibióticos/antimicóticos.
  • Medicamentos orales para la picazón o antibióticos.
  • Collares isabelinos que ayudan a evitar  la picazón. Es importante utilizar los collares además de otros tratamientos ya que el collar por sí solo no ayudará a curar la lesión.

Evita usar medicamentos caseros como el alcohol, agua oxigenada o vinagre ya que estos pueden irritar la piel y empeorar la condición. La dermatitis húmeda a menudo se resuelve rápidamente y no es contagiosa. Si la lesión no mejora, contacta a tu veterinario, ya que es posible que deba realizar pruebas de diagnóstico para descartar otras causas comunes de enrojecimiento y picazón en la piel.

¿Te sirvió esta información? ¡Compártela a quien creas que le puede servir!

Artículos relacionados